Al principio, los videojuegos estaban solo al alcance de unos pocos privilegiados, pero con la creación de las primeras consolas de sobremesa o de las portátiles, como la mítica Game Boy de Nintendo, fueron llegando al gran público, hasta atraer a grandes masas de jóvenes y no tan jóvenes hasta las estanterías de medio mundo.

Éxitos digitales como el de Super Mario Land hicieron que los grandes estudios de Hollywood pusieran sus ojos en este mercado, naciendo así la leyenda negra de las adaptaciones de juegos al celuloide, y es que la cinta protagonizada por el fontanero italiano costó más de 40 millones de dolares y no fue capaz ni de recaudar la mitad con todo un reparto que reniega de ella.

Y es que con la excusa de adaptar una licencia famosa se suele perder la esencia del producto original (como ocurre con la saga Resident Evil que ya tiene en el horno la quinta entrega)  ya sea con producciones de bajo presupuesto (como las que demuestra una y otra vez Uwe Boll) o con interpretaciones planas o guiones tan simples que dejan en ridículo a sus homónimos digitales (como le  ha pasado a Street Fighter en dos ocasiones).

Afortunadamente existen franquicias de videojuegos que han pasado por las salas de cine con orgullo y pese a que no son obras maestras han sabido captar los elementos distintivos de la trama o su protagonista sin renunciar a ellos por la taquilla como es el caso de «Prince of Persia» , de las dos entregas de «Tomb Raider» o «Silent Hill» que ya cuenta con secuela en camino.

Pues ahora como viene siendo habitual en PAUSE.es queremos saber tu opinión. ¿Cual crees que es la mejor adaptación de un videojuego a la gran pantalla? Vota en nuestra nueva encuesta y si no encuentras tu favorita entre las respuestas disponibles puedes ponerla tu mismo en el apartado «Otra».