Género: Aventura/Terror en primera persona. Plataformas: PC y PS4. Fecha de lanzamiento: Primavera de 2014

daylightLa ciudad de New Kipling acoge el celebre hospital psiquiátrico de Mid Island. Éste se alza en el centro de una pequeña isla rodeada de bosques y su historia se tiñe con la sangre de cientos de muertos.

Y es que el hospital fue utilizado como prisión en los años 30 y 40, hasta que una serie de accidentes obligaron a sus responsables a cesar toda actividad.

Abandonado durante décadas, fue reformado en los años 80 como asilo para ancianos. Sarah, la protagonista de ‘Daylight’, despierta en este lugar en plena noche y solo cuenta con su teléfono móvil para orientarse en la oscuridad.

Una voz masculina nos llamará y empezará a darnos pistas para sobrevivir a la pesadilla que nos aguarda:

Gráficos:

Zombie Studios se ha servido del Unreal Engine 4 para dar forma a esta tétrica aventura y como sucede durante el juego, nos encontramos con luces y sombras.

Los efectos de luz, como los que generan las bengalas o las barras luminiscentes están bien conseguidos, pero no es el caso del fuego, que se antoja superficial y poco realista. Los escenarios se generan de forma aleatoria lo que significa que cada partida será distinta de la anterior, aunque siempre serán oscuros y laberinticos.

Tras visitar el hospital, accedemos hasta la prisión, desde la que llegamos a las alcantarillas y desde allí al bosque, sin duda la mejor localización del juego. Y es que el agua y la vegetación logran sacar Daylight-reviewel máximo provecho, aunque el motor del juego está desaprovechado.

Sonido:

Este es sin duda el mejor apartado de ‘Daylight’ y es que la gran variedad de efectos y lo bien implementados que están, nos harán saltar del asiento en más de una ocasión.

Gritos y alaridos, pasos en la oscuridad, ahogados lamentos o chirridos de puertas y ventanas, son solo una pequeña muestra de lo que nos tocará sufrir mientras atravesamos este lugar.

La banda sonora sabe acentuar la tensión y nos alerta de la presencia de los espectros.

Controles:

Nada más comenzar descubrimos que el control es muy sencillo. Podemos correr (con R2)  empujar algunos objetos y saltar determinados obstáculos con O y recoger barras verdes, bengalas y documentos pulsando X. La cruceta nos permite sacar barras verdes (para ver con más claridad) y las bengalas (para alejar a los enemigos) mientras que con la X recogemos documentos, abrimos puertas o accionamos palancas.

Diversión y Duración:

El desarrollo de ‘Daylight’ es muy simple. Debemos recorrer una serie de escenarios y recoger un número exacto de documentos. Eso nos da acceso a un objeto especial (una muñeca, una biblia..) que abre la puerta a la siguiente fase. Es una pena que la jugabilidad se vea sometida a repetir el mismo sistema una y otra vez.

Quizás por eso la duración del título es tan baja (como su precio) y puede completarse en solo 2 o 3 horas. Por fortuna la ambientación está muy lograda y los documentos que encontramos aclaran la historia del lugar. El único atractivo para volver a superar la aventura y conseguir más trofeos, es que el juego genera los escenarios de forma aleatoria y al volver a empezar, nos muestra otros decorados nunca vistos, lo que nos obliga a buscar a tientas los objetos necesarios para poder avanzar.

Veredicto:

‘Daylight’ es una aventura de terror entretenida pero muy corta, que sigue los pasos de otras como ‘Outlast’ (aunque aquí si podemos defendernos de los enemigos) y que cuenta con una lograda ambientación y unos efectos de sonido de infarto. Es una lastima que las mecánicas sean tan simples.

Lo mejor:

Nota-Analisis-6,5+ La ambientación y los efectos sonoros, que saben meter el miedo en el cuerpo. No es solo correr, podemos defendernos con las bengalas.

+ El sistema de generación de escenarios hace que cada partida sea única.

+Los documentos y las fotografías reales que amplían la historia.

Lo peor:

– El planteamiento es simple y la duración escasa. El diseño de los espectros.

– El Unreal Engine 4 puede dar mucho más de sí y el fuego sale mal parado.