Título: God of War. Género: Aventura. Plataforma: PS4. Fecha de salida: 20 de abril de 2018.

El estudio Sony Santa Monica firma uno de los mejores juegos del año con este triunfal regreso de Kratos al mundo del videojuego. Lejos quedan sus aventuras en la Grecia clásica y es que el protagonista de la aventura ya peina canas y se ve en la difícil situación de criar a un hijo en soledad.

Atreus es un joven curioso y despierto, con cientos de preguntas sobre el mundo que le rodea y  que quiere ayudar a los demás, pero deberá convertirse en un guerrero si quiere sobrevivir hasta el final del viaje.

La relación entre padre e hijo está tan bien narrada (a veces solo hacen falta gestos) que no tardamos en sentirnos parte de la historia. Pero para entender este peregrinaje hacia la gran montaña hay que comprender que Kratos vive apartado de su tierra natal, aislado en un mundo helado.

Y es que la acción de este nuevo God of War transcurre en uno de los nueve reinos de Odín, el padre de los dioses de la mitología nórdica. Algo ha cambiado el mundo que les rodea y su hogar ya no es un lugar seguro.

Gráficos:

Nada más empezar nos damos cuenta de que a nivel visual, God of War juega en una liga completamente distinta al resto de juegos del mercado. Su acabado visual es extraordinario, empezando por el rostro y las arrugas de Kratos, con animaciones muy cuidadas. Tanto Atreus, como la bruja, Brock y el resto de secundarios rayan al mismo nivel.

Cabe destacar muy positivamente las físicas y animaciones, el diseño de escenarios o las criaturas del juego. El bestiario es simplemente espectacular y la variedad de enemigos es digna de admiración. Y es que nos enfrentaremos a espectros, pesadillas, ogros, trolls y dragones, mientras admiramos otras más pacificas como la tortuga gigante y la serpiente del mundo.

Sonido:

God of War nos llega completamente en español, haciendo gala de un doblaje de película. El catalogo de efectos sonoros es amplísimo y tiene un propósito claro dentro del juego, como cuando perdemos a Atreus en mitad de la niebla y tenemos que guiarnos por el sonido de su voz. Por otro lado, la banda sonora acompaña la acción de forma sublime, acentuando su presencia en las escenas de acción y bajando su intensidad durante los momentos de exploración.

Controles:

Manejar a Kratos será muy sencillo. Podemos andar, correr, escalar y realizar saltos automáticos. El control de la barca, indispensable para movernos en ciertas zonas, es muy bueno.Las acciones cooperativas con Atreus son fundamentales en los combates ya que el joven nos apoya con su cuchillo y su arco e incluso nos puede resucitar si hemos comprado el objeto indicado.

Como es natural, Kratos dispone de un amplio arsenal de movimientos (que podemos ir mejorando) y un hacha especial (regalo de su esposa) imbuida con el poder del hielo y que podemos lanzar y vuelve sola. Con los ataques llenamos la barra de Ira, un poder devastador capaz de aniquilar enemigos sin darnos cuenta.

Diversión y Duración:

La última entrega de God of War es la más larga ya que ofrece una duración estimada de 25 a 40 horas, siempre dependiendo de nuestra pericia, la dificultad seleccionada (entre cuatro tipos) y nuestro interés por explorar cada rincón del mapa, ya sea buscando los cuervos de Odin y realizando misiones secundarias.

Y es que God of War es una aventura aparentemente lineal que poco a poco va desvelando sus posibilidades y es que hay muchos secretos por encontrar. Desde claves lingüísticas hasta potenciadores de salud y de ira (que se obtienen mediante puzles) pasando por juguetes o mascarones que luego podemos vender. A medida que vamos progresando en nuestro viaje, desbloquearemos poderes mágicos que nos permitirán acceder a nuevas zonas con recompensas más valiosas. La sensación de estar descubriendo nuevas posibilidades a cada paso no desaparece en ningún momento. Ya sea adquiriendo encantamientos para las armas, obteniendo nuevas habilidades con la experiencia acumulada o gastando la plata en las tiendas de los enanos, con nuevas armas y armaduras tanto para Kratos como para Atreus.

Veredicto:

El regreso de God of War demuestra que Kratos sigue en plena forma. No solo es su mejor aventura, sino también uno de los mejores juegos del año. Lo tiene todo para sorprender y emocionar y sus defectos, son tan diminutos, que nos rendimos por completo ante el.

Lo Mejor:

+ La relación entre Kratos y Atreus.

+ El apartado gráfico es impresionante.

+ La libertad que ofrece navegar. Los nuevos poderes.

+ La historia, llena de sorpresas, secretos y desafíos.

+ Un control muy preciso y un doblaje de película.

+ La ambientación, el carisma de los secundarios y la variedad de enemigos.

Lo Peor:

– El mapa es un poco confuso.