Título: Kingdom Hearts III. Género: RPG. Plataformas: PS4, Xbox One y PC. Fecha de salida: 29 de enero de 2019.

Square Enix ha tardado 14 años en poner punto y final a su trilogía tras una avalancha de entregas menores que han ido complicando el argumento principal hasta hacerlo casi indescifrable. Aunque el juego incluye una serie de resumenes, lo más probable es que sigamos sin entender nada antes de empezar.

Sora regresa acompañado de Donald y Goofy con una nueva aventura que nos llevará a visitar nuevos mundos, como los basados en Toy Story, Monstruos S.A, Frozen y Big Hero 6 junto con otros ya visitados en entregas anteriores como Villa Crepúsculo, Piratas del Caribe y El bosque de los cien acres.

La Organización XIII regresa para atemorizar a los custodios de la luz en un nuevo intento por desatar una guerra de las llaves espadas que permita a Xenahort crear el arma definitiva. La llave espada X. El destino de todos los mundos está en tus manos.

Gráficos:

Al ser anunciado en 2013, Kingdom Hearts III ha pasado por muchos cambios, incluyendo distintos motores gráficos. El resultado final es sobresaliente, con unos valores de producción muy altos.

El diseño de personajes se mantiene fiel a la saga aunque con importantes mejoras. Las animaciones son más fluidas que nunca y los escenarios nos permiten mayor movilidad, con muchas zonas para escalar, amplias extensiones para volar o nadar y una gran atención por los detalles.

Por otro lado, aunque regresan viejos conocidos entre los villanos (Maléfica, Pete o Hades) y entre los sincorazón, hay muchas criaturas nuevas, con un diseño francamente espectacular. Las gigantescas batallas del final del juego, con miles de sincorazón, dan prueba de ello.

La recreación de algunos mundos, como el de Arendelle (Frozen) rivaliza con las películas de animación ofreciendo un acabado visual espectacular. No hemos detectado errores ni ralentizaciones.

Sonido:

En 2006 Square Enix lanzó Kingdom Hearts II con un impresionante doblaje al español. Al remasterizarlo desechó todo ese trabajo e intento vendernoslo en ingles. Es un error que la empresa japonesa haya decidido traer Kingdom Hearts III con voces en ingles, aunque la traducción al español es buena y el tamaño de los subtítulos es bastante grande.

El catálogo de efectos sonoros es muy amplio aunque sin duda, lo que nos ha enamorado es su banda sonora, Cada mundo incluye temas propios, como el de Hay un amigo en mí de Toy Story o Let It Go de Frozen, junto con otros cortes. Hablamos de melodías con un fuerte componente sinfónico que no dejaremos de tararear, con reminiscencias a otras entregas.

Controles:

En Kingdom Hearts III controlaremos a Sora, el cual podrá correr, saltar, bucear, atacar en el aire y tener acceso a otras habilidades según vamos subiendo de nivel o al estar en un determinado mundo. De este modo Baymax nos permitirá volar en algunos momentos y Jack Sparrow nos enseñará a llevar un barco pirata.

Chip & Chop nos entregarán el gumifono, con el que podremos realizar fotos, disfrutar con mini juegos del reino clásico, acceder a un completo glosario de personajes y enemigos o comprobar cuantos cofres hemos recogido. Al obtener ingredientes podemos cocinar platos cuyos efectos notaremos al luchar.

El combate llega cargado de novedades y no será raro seguir viendo tutoriales a mitad del juego. Ahora tenemos combos más poderosos en equipo, regresan las invocaciones (ahora llamadas vínculos) y descubrimos las atracciones, uno de los nuevos elementos y que nos han encantado.

En determinados momentos Sora, Donald y Goofy aparecerán montados en atracciones de los parques de diversiones de Disney, que podremos usar para matar enemigos. Desde el barco pirata, pasando por los rápidos, las tazas, la nave laser, el tiovivo, hasta una espectacular montaña rusa que solo hace acto de aparición al principio y al final del juego.

Diversión y Duración:

Hemos completado Kingdom Hearts III en 46 horas, con Sora en el nivel 61, habiendo encontrado los 246 cofres, los 7 Flanes y fotografiando todos los portafortunas (mickeys ocultos), que dan acceso al final secreto.

Un desarrollo tan largo ha hecho que las expectativas fuesen muy altas y los resultados no siempre están a la altura. Donde más hemos notado esa bajada de calidad es en los mundos del juego. Algunos están muy trabajados, como los de Frozen, Piratas del Caribe y Enredados. Los hay que mantienen un equilibrio como los mundos de Hercules y Big Hero 6.

Pero otros, como los de Toy Story y Monstruos S.A. resultan decepcionantes. Tienen escenarios reconocibles y muchos detalles, pero ofrecen una historia repetitiva o que no lleva a ninguna parte. El bosque de los cien acres ha quedado reducido a tres mini juegos propios de un teléfono móvil (tipo Candy Crush) mientras que la licencia de PIxar parece desaprovechada.

La trama se complica en exceso y hay demasiadas escenas de vídeo, sobre todo en las últimas horas de juego, donde nos pasaremos más tiempo leyendo que a los mandos. Sin embargo, la historia nos ha emocionado y su mezcla de exploración y combates es terriblemente adictiva. Es un broche dorado a la trilogía.

Veredicto:

Kingdom Hearts III ha tardado mucho en llegar pero la espera ha merecido la pena.

Lo Mejor:

+ Los mundos de Frozen, Piratas del Caribe y Enredados.

+ Las atracciones. Los mini juegos del Reino Clásico.

+ Los combates son muy adictivos. La banda sonora.

+ El control y sus novedades. Cocinar. El gumifono y sus posibilidades.

Lo Peor:

– Una oportunidad perdida con la licencia de Pixar.

– Los niveles con la nave Gumi, no pegan y son aburridos.

– Todas las invocaciones, excepto Simba.