Título: Little Nightmares. Género: Terror y Puzles.  Plataformas: PS4, Xbox One y PC. Fecha de salida: 28 de abril de 2017.

Tarsier Studios y Bandai Namco nos traen una singular aventura de desplazamiento en 2D pero entornos en 3D cuya ambientación parece sacada de las películas de Tim Burton. Nos aguardan personajes retorcidos y situaciones grotescas, que pueden llegar a herir sensibilidades.

Se trata de una propuesta tan minimalista, que durante el juego no sabremos quienes somos, como nos llamamos o como hemos llegado aquí. Los responsables del juego han evitado cualquier tipo de tutorial o explicación, hasta el punto de que podemos completar la historia sin saber que hay varios coleccionables.

La sinopsis del juego dice que controlamos a una niña de nueve años llamada Six, que ha sido secuestrada y encerrada en un complejo submarino llamado The Maw. Nuestra única misión será escapar de las instalaciones usando nuestro ingenio para escapar de las perversas criaturas que dirigen este lugar. Ya sea un ciego de brazos muy largos, dos cocineros mórbidos, una panda de comensales obesos o una aterradora geisha.

Gráficos:

Little Nightmares ofrece un acabado visual notable. Destaca la gran variedad de entornos con una marcada personalidad y una gran destreza para jugar con las luces y las sombras. A lo largo del juego seremos testigo de momentos de gran simbolismo. Escenas como las montañas de zapatos que recuerdan al Holocausto o las criaturas comiendo hasta la saciedad mientras la protagonista se muere de hambre. Los decorados hablan por si solos y dicen mucho.

Puede que el diseño de la protagonista sea mas bien vulgar, pero las criaturas que encontraremos han sido desarrolladas para generar autentico asco y pavor. Por otro lado, no hemos detectado errores. Los tiempos de carga son escasos y solo aparecen al cambiar de zona  (la prisión, la cocina…) o cuando morimos.

Sonido:

Little Nightmares nos llega con textos en español. El juego no tiene voces y apenas hay texto. Los efectos de sonido cumplen su función mientras que la banda sonora llega a ponernos los pelos de punta. Unas nanas cantadas por niños o la gélida voz de la Geisha amenizan nuestra aventura. Las melodías suelen hacer acto de presencia cuando hay enemigos cerca, lo que nos permite escondernos.

Controles:

La joven protagonista puede correr, saltar, empujar, agarrar y lanzar objetos. Six lleva un mechero, que nos será muy util para abrirnos paso en la oscuridad. Si encendemos velas o lamparas guardaremos nuestros progresos aunque el juego lo hace también de forma automática.

A veces solo tendremos que escapar de nuestros perseguidores pero en muchas otras ocasiones habrá que usar el cerebro para encontrar  la manera de seguir avanzando. Ya sea escalando por un armario o andando a hurtadillas para evitar ser detectados. Aunque la mayoría de las veces, el control responde bien, hay determinadas ocasiones en que resulta poco preciso. La cámara es fija y puede dar algún quebradero de cabeza a la hora de saltar o movernos por superficies estrechas.

Diversión  y Duración:

Little Nightmares consta de cinco capítulos que podemos completar en menos de 5 horas. Al entrar en la selección de capítulos descubriremos que hay dos tipos de coleccionables y es que podemos romper estatuas y abrazar gnomos. Si los completamos todos desbloquearemos una colección de ilustraciones y bocetos del juego. La propuesta es original y divertida mientras dura, pero es una lastima que no se haya puesto mas empeño en explicar al jugador determinados aspectos del juego. Tenían muy buena base para ofrecer una historia emotiva pero la trama no lleva a ninguna parte. Es verdad que hay imágenes sobrecogedoras, pero eso no basta para construir una narración solida.

Veredicto:

Little Nightmares es una aventura aterradora y misteriosa, con un apartado artístico muy destacado pero que no logra desarrollar todo su potencial. Su ambientación te cautiva, pero la historia no va a ninguna parte, pronto se repiten las situaciones y dura muy poco.

Lo Mejor:

+ El diseño artistico y algunas escenas.

+ La banda sonora sabe ponernos en tensión.

+ Uso inteligente de los puzles y los juegos de sombras.

Lo Peor:

– Sin tutoriales ni explicaciones.

– Algunos problemas con el control y la cámara.

– Su escasa duración. Un poco repetitivo.