Título: Saban’s Mighty Morphin Power Rangers: Mega Battle . Género: Acción. Plataformas: PS4 y Xbox One. Fecha de salida:  17 de enero de 2017.

Bandai Namco es responsable de Saban’s Mighty Morphin Power Rangers: Mega Battle, un clásico “yo contra el barrio” inspirado en la serie de televisión.

La trama nos presenta a un grupo de jóvenes que es elegido por Zordon para proteger nuestro planeta. Cada uno representa un color y obtiene su poder de un animal extinto (Tiranosaurio, Pteranodon, Triceratops…) que debe usar para proteger a los inocentes.

La malvada Rita Repulsa está enviando monstruos para que arrasen la ciudad de Angel Groove, pero no cuenta con la intervención de los Power Rangers. Tras un par de victorias de los héroes, se desvela el verdadero plan de Lord Zedd, el temible villano que mueve los hilos en la sombra.

Una serie de torres están surgiendo por todo el mundo. Una vez estén listas, abrirán un agujero por el que pasará Serpentera, una gigantesca criatura que obedecerá las ordenes de Lord Zedd y destruirá  la Tierra. Aunque el argumento parezca interesante, solo será una excusa para avanzar.

Gráficos:

Power Rangers: Mega Battle ofrece un acabado visual de dibujo animado con personajes cabezones. La sobriedad de fondos contrasta con la variedad de escenarios. Las animaciones son buenas aunque el diseño de los enemigos no pasa de correcto y es que hay poca variedad y se repiten sin cesar.

En determinados momentos, la perspectiva puede jugarnos malas pasadas (como en el último nivel) mientras que otras zonas (como la fase del rio) dan tirones y no se muestran tan fluidas como deberían. Esa sensación de lentitud y repetición se repite durante todo el  juego.

Por desgracia, el personaje se quedará encajado en el escenario más de lo previsto, lo que unido a varias ralentizaciones y algunos bugs (que nos obligan a reiniciar el nivel) demuestran que el juego no se ha optimizado. Aunque breves, los tiempos de carga son muy abundantes.

Otro de los puntos negativos del juego en este apartado son las secuencias de vídeo y es que son sencillamente horrendas. Carecen de voces y apenas incluyen efectos de sonido o animaciones. Suelen tener tiempos de carga entre medias y resultan aburridas. Menos mal que podemos pasarlas.

Sonido:

El juego nos llega completamente en ingles. Los efectos sonoros son escasos y se repiten con demasiada frecuencia (como al golpear a determinados enemigos) mientras que la banda sonora es una pesadilla. Melodías repetitivas y machaconas que nos obligarán a bajar  el volumen al mínimo. Incluye el tema central de la serie.

Controles:

Cada Ranger tiene distintos atributos pero todos se controlan igual. Podemos andar, correr, saltar y agarrar (muy útil) o golpear a los enemigos, así como ejecutar ataques cooperativos de 2, 3 y 4 jugadores. El control es sencillo (en teoría) pero se complica por culpa del motor gráfico y de las decisiones del estudio.

Los enfrentamientos contra los jefes cambian radicalmente la jugabilidad. Tras derrotarlos en su primera forma, crecerán y atacaremos desde el Mega Zord. Se inicia así un minijuego en primera persona donde disparamos (pulsando un botón) a los puntos débiles del jefe.

Tras debilitarlo, pasamos a una vista de juego de lucha en 2D. Pero en vez de tener algún control sobre el Mega Zord, pulsamos la combinación de Quick Time Events que se muestre en pantalla para destruir a nuestro objetivo. Si uno de los dos jugadores falla, no daremos nuestro mejor golpe.

Diversión y Duración:

Power Rangers: Mega Battle consta de 6 fases con tres niveles cada una, lo que hace un total de 18 escenarios. El juego es muy corto y podría completarse en menos de dos horas de no ser por un detalle importante. Su elevada dificultad hace que jugar en solitario sea una locura y es que el modo cooperativo local es la mejor opción.

Podemos mejorar a nuestro Ranger con los orbes de experiencia que sueltan los enemigos. El gran problema es que cuesta muchísimo subir un solo nivel (hasta un máximo de 11) y eso nos obliga a repetir escenarios una y otra vez. La única ventaja es que se nota bastante como mejoran los personajes tras obtener las mejoras. Por desgracia, el juego no resulta divertido, sino lento y repetitivo.

Al completar el modo historia desbloqueamos el apartado de extras, que incluye nuevos modos de juego. De este modo tendremos acceso al Dojo, podremos entrar al cine (para ver las terribles escenas) volver a luchar contra todos los jefes y visitar la Torre de Rita Repulsa, donde tendremos que enfrentarnos a 50 pisos llenos de enemigos, reponiendo salud cada 10 pisos.

Veredicto:

Power Rangers: Mega Battle es una pobre adaptación que busca sacar tajada de la serie, aprovechándose de los fans de la nueva película.

Lo Mejor:

+ El modo cooperativo local.

+ Subir de nivel cambia mucho las cosas.

+ Los combates con el Mega Zord. Los modos extras. 

Lo Peor:

– Lento y repetitivo.

– Poca variedad de enemigos.

– Las escenas de vídeo.

– Totalmente en ingles.

– Su elevada dificultad.

– Cuesta demasiado subir de nivel.

– Problemas gráficos y de perspectiva.