Título: Railway Empire. Género: Estrategia. Plataformas: PS4, Xbox One y PC. Fecha de salida: 26 de enero de 2018.

El estudio Gaming Mind Studios es el responsable del desarrollo de Railway Empire, un simulador de gestión ferroviaria que abarca un periodo de 100 años, con la conquista del oeste como principal atractivo.

La campaña de Railway Empire nos permitirá crear una extensa red de ferrocarril a lo largo y ancho de los EE.UU. con un mapa de 700 kms cuadrados dividido en 7 regiones, cada una con sus propios desafíos.

Comenzaremos nuestro viaje en Omaha e iremos visitando nuevas zonas (con distintos climas) mientras adquirimos más de 40 trenes, que han sido recreados con gran detalle y fidelidad.

Pero si queremos que nuestra compañía lidere la industria del ferrocarril tendremos que encargarnos de todo, desde contratar y supervisar a los trabajadores y desarrollar más de 300 tecnologías, hasta mejorar los trenes, crear nuevas lineas y ampliar las ciudades mientras progresamos a través de cinco eras de historia.

Gráficos:

Los verdaderos protagonistas de Railway Empire son los trenes y es una suerte que hayan sido modelados con tanto detalle. Y lo mismo sucede con el resto de edificios entre los que se incluyen, obviamente las estaciones (de distintos tamaños y precios), pero también será posible levantar fabricas, viviendas, universidades e incluso atracciones turísticas.

Uno de los aspectos mas positivos del apartado técnico es que todo fluye sin ralentizaciones. Podemos alejar el mapa y contemplar el mundo desde las alturas o bien acercarlo al máximo y ser testigos de los detalles, con el trafico moviéndose por cada ciudad. Y eso sin olvidar que podemos seguir de cerca el recorrido de cada convoy.

Nos han gustado las escenas de vídeo, realizadas mediante diseños de arte a los que se unen algunas animaciones. Por otro lado el menú principal es algo soso y no podemos ver los controles desde opciones.

Sonido:

Una de las grandes sorpresas de Railway Empire es que nos llega doblado al castellano, lo que facilita mucho las cosas a la hora de aprender a dominar el juego, con avisos y consejos para mejorar la experiencia que ayuda mucho a la inmersión del jugador en la historia que se quiere narrar.

Los efectos de sonido se nutren de un extenso catálogo, mientras que la banda sonora ameniza cada partida. La música incluye muchas melodías con la pianola, tan propia del salvaje oeste. Aunque también encontramos otras composiciones más épicas para ciertos momentos.

Controles:

Como todo juego de estrategia, el control siempre será más cómodo y accesible en PC usando un ratón y teclado. Eso no quita que el manejo con el mando esté bien resuelto, siendo accesible para novatos y desafiante para expertos. Y es que Railway Empire es muy minucioso.

Diversión y Duración:

Railway Empire incluye un modo campaña formado por 5 episodios, con una duración aproximada en torno a las 15-20 horas, aunque todo dependerá de nuestra pericia y nuestro deseo de expandirnos, realizar nuevos trayectos y ampliar las ciudades, comunicando las grandes urbes con los entornos rurales.

Railway Empire cuenta con más de 40 locomotoras para elegir, a los que hay que sumar 40 vagones distintos (coche restaurante, primera clase…) y más de 300 tecnologías repartidas a lo largo de cinco épocas distintas y eso sin olvidar un sin fin de edificios. Por eso, la variedad de estilos está garantizada.

Al modo historia, muy bien narrado en español, hay que sumarle el modo sandbox y el modo libre donde no tenemos que preocuparnos por las finanzas o la competencia, creando toda clase de recorridos, que podemos compartir con la comunidad de jugadores.

Veredicto:

Railway Empre llega como caído del cielo para cubrir un hueco en consolas, donde no existen alternativas. Pero además, al centrarse en un periodo histórico concreto y resultar accesible y divertido, sabe destacar entre la gran oferta que hay en PC. Aunque va dirigido a un público muy concreto.

Lo Mejor:

+ El modo campaña y su doblaje al castellano.

+ Accesible para novatos y desafiante para veteranos.

+ Su acabado visual y el gran detalle de los trenes.

Lo Peor:

– Es muy minucioso y eso complica bastante las cosas.

– No poder controlar los trenes. Los menús son muy mejorables.