toy carsGénero: Carreras. Plataformas: PS4, Xbox One y PC. Fecha de salida: Febrero de 2014/Diciembre de 2015

Eclipse Games es un estudio español afincado en Zaragoza cuya máxima es “hacer juegos para divertir a la gente” por eso sorprende tanto que hayan sido capaces de poner a la venta este despropósito, sin lugar a dudas uno de los peores juegos de carreras que se hayan creado jamás.

La idea era buena sobre el papel. Se trata de una imitación de títulos como ‘Micro Machines’ donde los jugadores pueden controlar vehículos de juguete en pistas como una tienda de caramelos, la habitación de un niño o una calle en obras. sin embargo, la ejecución ha sido tan pobre, que está cerca de ser una estafa a los usuarios.

El juego llegó primero a PC y Nintendo Wii-U hace casi dos años. Lo lógico sería pensar que las versiones de PS4 y Xbox One se habrían beneficiado del tiempo extra, pero el estudio se ha limitado a lanzar el mismo juego.

Nuestra única intención con este análisis es impedir que alguien se gaste los 9,99€ que piden por ‘Super Toy Cars’ en la store y evitar así  la decepción que traerá consigo por malgastar el dinero en un producto a medio hacer. Necesita de forma urgente una actualización que nunca llegará.

Gráficos:

A primera vista, el acabado visual es bastante normal. Se aprecian algunos reflejos de calidad en el suelo y el diseño de los vehículos es acertado. Pero en cuanto empezamos a jugar todo eso se viene abajo por culpa de un motor gráfico muy inestable y lleno de errores.

Efectos como la lluvia o sus toscas animaciones son un ejemplo más de todo lo que no funciona. Al fondo de cada circuito siempre veremos una imagen borrosa que imita la zona en la que nos encontramos (una habitación, una calle..) y que afea aun más este apartado.

En cuanto rozamos a nuestros rivales o a a la menor oportunidad, el juego reinicia nuestra posición. No dejaremos de atravesar el escenario continuamente, siendo testigos de como nuestro coche se hunde en el suelo, flota en el aire o pierde las texturas. Al pausar el juego, toda la pantalla se pixela.

toy-carsPor si fuera poco, tendremos que sufrir toda clase de bugs. Desde ver como se apaga la pantalla durante intervalos de unos 10 segundos hasta quedar encajados en los objetos que bordean los circuitos, algo que sucederá con bastante frecuencia.

Desde un punto de vista positivo, es cierto que los tiempos de carga son escasos y muy breves, lo que nos permite reintentar las pruebas con rapidez.

Sonido:

El juego nos llega traducido al español pero con errores en la traducción. Siendo un estudio español no se entiende que los trofeos estén en ingles.

Por desgracia los efectos de sonido no le hacen ningún favor a este apartado, siendo escasos y haciéndose repetitivos desde la primera partida.

super-toy-carsLa banda sonora corre a cargo del grupo The Spin Wires (tienen una furgoneta personalizada) y al principio parece casar muy bien con la temática, pero no tarda en volverse pesada y acabaremos jugando en silencio.

Controles:

Conducir bajo presión en ‘Super Toy Cars’ será una verdadera tortura, por culpa de un manejo muy mal implementado. Y es que los vehículos son incapaces de girar si no estamos derrapando constantemente. Con un sencillo tutorial podremos aprender los controles.

Todo es bastante genérico (recoger y lanzar power ups) y lo hemos visto en infinidad de juegos (al derrapar se llena la super-toys-carbarra de turbo) de modo que, en teoría, el control es sencillo y accesible. Podemos alternar entre tres cámaras distintas (cercana, lejana y retro) siendo la cenital menos aconsejable.

Diversión y Duración:

‘Super Toy Cars’ incluye solo dos modos de juego, historia y carrera rápida, para jugar en solitario y en multijugador local respectivamente.

El modo historia ofrece un total de 48 eventos divididos en ocho torneos, siendo cada vez más difíciles. Pero no todo será correr hasta la meta y es que hay 5 pruebas distintas, incluyendo  carreras, eliminación, contrareloj, evasión y time attack.

Si se nos resiste alguna, lo mejor es cambiar de coche o adquirir uno nuevo. Podemos escoger entre 16 vehículos y correr a lo largo de 12 circuitos. Afortunadamente, los coches se pueden mejorar invirtiendo el dinero que ganamos en cada prueba (o las monedas que recogemos) lo que nos permite superar todos los niveles en solo 2 horas.

Por desgracia, los escenarios tienen poca personalidad y solo algún atajo (siempre a la vista) lo que unido a un control impreciso y un apartado gráfico lamentable hacen que la diversión se evapore tras la primera partida. Por supuesto, el multijugador local a pantalla partida sufre los mismos problemas que la experiencia en solitario.

Veredicto:

‘Super Toy Cars’ es uno de los peores juegos de coches que hemos visto nunca. No tiene alma ni personalidad y demuestra la nula experiencia de quienes están detras. El hecho de que sus creadores sean españoles no hace más que manchar el buen nombre que tienen los creativos de nuestro país. Sencillamente terrible.

Nota-Analisis-2,5Lo Mejor:

+ Los 16 coches y poder mejorarlos.

Lo Peor:

– Acabado visual lleno de errores, problemas gráficos graves y bugs.

– El control es tosco e impreciso. arruina la diversión.

– Los escenarios se parecen entre si y carecen de personalidad

– La banda sonora se hace pesada y los efectos son escasos.

– Sin opciones online.