Análisis – The Mean Greens: Plastic Warfare

Título: The Mean Greens: Plastic Warfare. Género: Shooter en tercera persona. Plataformas: PS4, Xbox One y PC. Fecha de salida: 8 de diciembre de 2015/20 de agosto de 2020. Audio: Sin voces y textos en español.

The Mean Greens: Plastic Warfare hace realidad nuestros sueños infantiles al ofrecernos la posibilidad de luchar con soldaditos de plástico en escenarios como la habitación de un niño, la bañera, una pecera, la cocina, un futbolín o incluso en el interior de un tren de juguete que da vueltas alrededor de un arbol de Navidad.

Virtual Basement ha hecho un trabajo fantástico en ese sentido, ofreciendo una experiencia rápida y accesible, que peca de falta de profundidad pero que nos mantendrá enganchados durante horas. no en vano, el juego ha vendido más de un millón de copias solo en Steam, demostrando el buen hacer de sus creadores.

Gráficos:

El acabado visual del juego entra por los ojos y es que el diseño de los personajes y los decorados es fantástico. Los desarrolladores han hecho un buen trabajo con el motor gráfico Unreal Engine y se aprecia el gusto por los detalles. Desde las cajas de pizza del congelador, pasando por las gelatinas de la fiesta de cumpleaños que nos harán rebotar, los cómics del cuarto infantil y su circuito de scalextric, el juego de tablero con sus dados y cartas hasta la bañera con el pulpo gigante o el tren en marcha.

Juntos a los soldados humanos o de la inteligencia artificial, en algunos entornos nos toparemos con otros enemigos. De este modo habrá que luchar contra esqueletos en el cementerio de Halloween y contra hormigas, arañas y escarabajos en el picnic del 4 de julio.

Además de los mapas propiamente dichos, se aprecia un esfuerzo adicional en la recreación de los fondos (el jardín, la cocina, el salón…) y en las animaciones, sobre todo a la hora de controlar a los dinosaurios en uno de los modos más divertidos del juego. Por otro lado, no hemos detectado errores de ningún tipo ni ralentizaciones.

Sonido:

Los efectos de sonido cumplen su función sin grandes alardes aunque su banda sonora nos ha gustado bastante. El tema principal es pegadizo y cada escenario tiene el suyo propio. Las melodías ofrecen un aire épico que nos ayuda a entrar en acción.

Controles:

Para manejar a los soldados a la perfección lo mejor es completar el tutorial. Así descubriremos que podemos correr, saltar, disparar, agacharnos, rodar, disparar saltando, usar tirolinas y hasta manejar algunos vehículos, como jeeps de juguete.

El control es muy accesible. Podemos alternar entre todas las armas (rifle de asalto, escopeta, francotirador…) aunque tienen munición limitada. En el caso de la granada y el bazuca tendremos que esperar a que se enfríe y se recargue. Cuando nos maten volveremos a tener la munición a tope.

Diversión y Duración:

The Mean Greens: Plastic Warfare puede disfrutarse tanto de forma online como offline con bots. Y no os creais que vencer a la maquina estará tirado por que se las saben todas. Eso nos beneficia en los combates por equipos, muy reñidos. Hay una gran variedad de modos, incluyendo capturar la bandera, duelo a muerte en solitario y por equipos, soldados contra dinosaurios, carrera para empujar el vaso, marcar gol en el futbolín o mantener el control de una zona durante 3 minutos.

Por desgracia, The Mean Greens: Plastic Warfare no posee un sistema de progresión y eso provoca una sensación de repetición que se hará más acusada cuanto más juguemos. Ganaremos experiencia pero no desbloquearemos nada. Podemos escoger nuestro soldado entre una amplia variedad de opciones aunque la diferencia será solo estética.

Veredicto:

The Mean Greens: Plastic Warfare es un juego muy divertido para disfrutar como un niño en la batalla de los solsados verdes contra los marrones. Nosotros lo hemos adquirido por solo 99 centimos gracias a unas enormes rebajas en PS Store, pero incluso a 9,99€ (su precio oficial) nos parece una muy buena opción.

Lo Mejor:

+ El diseño artistico. Opciones online y offline.

+ Una gran variedad de modos de juego.

+ Poder manejar vehículos. Su banda sonora.

Lo Peor:

– No hay progresión ni desbloqueamos nada.

– La ausencia de metas lo vuelve repetitivo.

– Algunos errores en la traducción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

`