El interprete, de origen australiano ha sido víctima de un cancer que se le diagnosticó hace 18 meses y que terminó con su vida ayer domingo 11 de septiembre siendo aun muy joven.

Whitfield alcanzó la fama tras protagonizar la serie de televisión «Spartaco: Sangre y arena» el año pasado y participar en la precuela de ésta a lo largo de este año pero su representante ya había indicado a los medios su deterioro de salud y que, lamentablemente, no podría participar en el inminente rodaje de la segunda temporada.

Además de sus trabajos en la pequeña pantalla protagonizó la cinta «Gabriel»  donde da vida al arcangel protagonista en un film que se estrenó en cines en 2007 con Sony Pictures como distribuidora.

Descanse en paz