La semana pasada perdiamos a «la voz» que ha puesto banda sonora no a una película, si no a millones de vidas. Y ayer miles de personas pudieron darle el último adiós a Whitney Houston, familiares y amigos íntimos en la ceremonia, y sus seguidores a través de la red, ya que fue retransmitido en streaming por internet.

La cantante fue enterrada en su localidad natal, Newark, en Nueva Jersey. El funeral tuvo muy presente la música negra, de la que se ha convertido en una gran precursora y tuvo lugar precisamente en la iglesia baptista en la que la cantante debutó en solitario a los 11 años.

La madre y la hija de Whitney estuvieron rodeadas de cerca de 1.500 personas, entre ellos, rostros tan conocidos como Oprah Winfrey, Mary J. Blige, Mariah Carey o el productor Clive Davis, que descubrió a la cantante cuando ésta actuaba con su madre en un club de Nueva York a principios de los 80.

Stevie Wonder, R. Kelly y Alicia Keys pusieron la música a la ceremonia junto al coro que acompañó a Whitney Houston de pequeña. Aretha Franklin también iba a cantar, pero finalmente no pudo asistir por motivos de salud. El ex marido de la artista Bobby Brown, finalmente pudo asistir pero se marchó a los pocos minutos para evitar encontronazos con la familia de la cantante.

Kevin Costner hizo un emotivo discurso de despedida, visiblemente afectado, recordando a Whitney en los días previos al rodaje de ‘El Guardaespaldas’, su mayor éxito en el cine y con cuya canción principal, ‘I Will Always Love You’, se puso fin a la ceremonia.

«Si me puedes oír te diría que estabas preciosa. Muchos actores podrían haber hecho mi papel. Pero tú eras la única que podías interpretar el tuyo. Pusiste el listón tan alto que tus canciones sólo las cantan las chicas que quieren ser como tú. Ahora te vas escoltada por un ejército de ángeles. Cuando cantes delante de Dios, no te preocupes. Estoy seguro de que serás lo suficientemente buena».

Descanse en paz.