Puede que sea el máximo exponente de la patada voladora y que su eterna imagen de Texas Ranger y tipo duro haga pensar a los más ingenuos que Norris es uno más de esos brutos del cine sin conciencia social, pero ha demostrado recientemente que la violencia no tiene por que ir ligada al lenguaje vulgar y soez tan propio de este tipo de producciones, que ya fue uno de los factores que ocasionó la calificación más restrictiva en la primera entrega.

Así lo ha señalado recientemente el actor que exigió a los productores (a los que siempre les interesa una calificación por edades baja para atraer a más publico a las salas de cine) la eliminación de todas las palabras ofensivas:

“En ‘Los Mercenarios 2’ iba a haber una gran parte de diálogo vulgar en el guión. Por esta razón, muchos jóvenes no podrían ver la película. Pero yo no actúo en películas como ésta. Debido a eso, dije que no formaría parte de ella si el lenguaje duro no era borrado. Los productores aceptaron mis condiciones y la película tendrá finalmente calificación PG-13”.

La película, que cuenta con un plantel que incluye algunas de las mejores estrellas del cine de acción de los 80 y 90 como Stallone o Bruce Willis tiene previsto llegar a los cine en agosto. Os dejamos con su primer trailer: