Tras una tibia acogida en los cines españoles, la nueva película con Bryan Cranston como protagonista (“Walter White”, para los amigos) llegó en Bluray la semana pasada.

Hoy tocaba…, hemos quedado en Los pollos hermanos, regentado por Gus Fring, y mientras nos tomamos un refresco y pensamos que dicho brebaje sabe mejor que en nuestra casa. Hemos pedido una de sus especialidades para llevar, y así, disfrutar del cine en casa. ¡Gracias Gus!

Para fans de series como Breaking Bad o Narcos, o películas de investigación donde la DEA o el FBI desempeñan un papel importante. En nuestra opinión, ésta es una cinta que entra en ese círculo.

El infiltrado; dirigida por Brad Furman, autor de la muy recomendable El inocente (The Lincoln Lawyer, 2011) nos trae a un Bryan Cranston en todo su esplendor. Furman ha podido sacar adelante este proyecto sin la ayuda de ninguna major de Hollywood, cosa muy estimable por su parte.

Sinopsis: 

Este filme está basado en un hecho real. Año 1986, Robert Mazur (que posteriormente él mismo lanzó un libro narrando dichos acontecimientos) es un agente de aduanas que propone cambiar la lucha antidrogas en los Estados Unidos, donde la entrada de la cocaína es imparable en ese momento. El cártel de Medellín, liderado por Pablo Escobar está en pleno apogeo. Lo que aquí propone el protagonista es una operación de infiltración en las altas esferas de estos narcotraficantes para conseguir las pruebas necesarias en su lavado de dinero.

Los bancos no salen bien parados en esta historia, muestran fácilmente sus tácticas para que todo quede bien atado, paraísos fiscales y testaferros aparecen hasta debajo de las piedras (vaya, será el año 1986, pero parece que algo nos suena…).

No queremos contar mucho más para no destrozar la película, pero la investigación tuvo mucha relevancia en ese momento.

Lo mejor: Lo primero, el actor Bryan Cranston. Destila un carisma y se percibe que disfruta de lo lindo mientras rueda, se balancea entre la ironía y el drama de manera muy natural (aparte de sus papeles en el cine, probablemente lo que más le ha ayudado para esto ha sido participar en las series Malcolm y la ya citada Breaking Bad). Se mueve como pez en el agua, sin problemas ni fisuras.

Lo siguiente es el elenco al completo, todos lo hacen muy bien. Merecen una mención:
John Lequizamo: Actor colombiano de dilatada carrera. ¿Todavía os acordáis de su gran papel en Atrapado por su pasado (Carlito’s Way, 1993)? Aquí le vemos muy bien como compañero de trabajo de Robert Mazur (Bryan Cranston).
Diane Kruger: Actriz de origen alemán, que dejó las pasarelas hace ya tiempo para enfocarse en la actuación. Su mejor participación, hasta la fecha, es en Malditos Bastardos. En la película que tratamos hoy, hace muy bien su transformación de oficinista a infiltrada, como mujer de Robert Mazur.
Benjamin Bratt: Recientemente apareció en Doctor Extraño y aquí sorprende gratamente encarnando a Roberto Alcaino, teniente de confianza de Pablo Escobar.
Elena Anaya: Una de nuestras actrices más internacionales aparece brevemente, pero lo hace realmente bien la palentina en su papel de mujer de Roberto Alcaino.

Lo peor: El desarrollo de la segunda parte del filme no es tan fluido como lo anteriormente plasmado. La historia se resiente un poco por el guión.


Redoble de tambores… y la nota que le damos es: