Demi Lovato vuelve a ingresar en rehabilitación tras la última polémica en twitter.

Los cientos de críticas negativas, incluyendo insultos y amenazas de muerte han provocado una nueva crisis a la actriz y cantante estadounidense, que ha preferido cerrar su cuenta de twitter e ingresar voluntariamente para evitar caer en la tentación.

Todo empezó el pasado 3 de febrero tras la noticia de la deportación del rapero 21 Savage. Demi Lovato escribió: “De lejos los memes de 21 Savage han sido mi parte favorita de la Super Bowl” y la gran mayoría de internautas se volvió en su contra, llamandola drogadicta y cosas mucho peores.

La artista estadounidense entró en una clinica de rehabilitación el pasado otoño tras acudir a la fiesta de cumpleaños de uno de sus bailarines y sufrir una sobredosis. La cantante ha luchado durante años contra su adicción al alcohol y las drogas. Os dejamos con Sober, su último sencillo: