lucas artsCuando la Disney compró LucasFilm a George Lucas en octubre del año pasado por más de 4 billones de dolares, la sorpresa y el terror se adueñaron de cuantos habíamos crecido con las obras cinematográficas y de ocio electrónico de Lucas ante la sombra de un futuro incierto.

Entonces dijeron que la división de juegos Lucas Arts seguiría en buenas manos, después de haber lanzado títulos míticos durante la edad de oro de las aventuras gráficas como los ‘Monkey Island’ (de cuyas dos primeras entregas llevaron acabo un remake en alta definición), ‘Day of The Tentacle’, ‘Sam & Max’ o ‘Grim Fandango’.

Tras todos ellos, llegó una verdadera explotación de juegos de ‘Star Wars’ que llegó a ser especialmente acusada a principios de este nuevo siglo con super ventas como ‘Star Wars: El Poder de la Fuerza’. Su último lanzamiento fue el mediocre ‘Star Wars: Kinect’.

Ahora se confirma que Disney ha cerrado la división de juegos de Lucas Arts y despedido a sus empleados para cambiar el negocio y centrarse en la venta de licencias a otros estudios. La empresa ha ofrecido un escueto comunicado donde básicamente afirma que Lucas Arts no era rentable:

“Después de evaluar nuestra posición en el mercado de videojuegos, hemos decidido cambiar LucarsArts de un modelo de desarrollo interno a uno de licencias, minimizando los riesgos de la compañía mientras ampliamos la calidad de los juegos de Star Wars”.

Por supuesto eso da como resultado la muerte de un estudio mítico que llevaba con los jugadores desde hace más de tres décadas:

“Como resultado de este cambio, hemos realizado despidos en la organización. A pesar de ello, estamos increíblemente orgullosos de los talentosos equipos que han estado desarrollando nuestros nuevos títulos”.

No se sabe que ocurrirá con el prometedor ‘Star Wars 1313’ que estaba desarrollando el estudio, pero lo que queda claro es que Disney quiere rentabilizar sus diferentes licencias. Os dejamos con un homenaje a la compañía: