El anuncio de los 90 que hoy sería impensable. No duraría ni un minuto en antena.

Que los americanos nos llevan mucho terreno en materia de publicidad es algo que ya damos por sentado, pero lo de este spot va más alla.

La marca de zumos Liquid Slam quería promocionar su bebida estrella junto a una nueva linea de snacks y no se les ocurrió nada mejor que esto.

Es tan bizarro, que en la época en que vivimos, tan políticamente correcta, sería imposible ver algo así. Y no hablamos de los niños vomitando precisamente.

No pasa desapercibido el homenaje a Terminator 2. Os dejamos con el vídeo: