Aunque es cierto que la gala del año pasado resultó más breve y amena no se puede negar que el polémico presentador de los premios, el británico Ricky Gervais supo como caldear el ambiente con un monologo inicial que arrancó carcajadas entre los asistentes aun a costa de reírse de otros compañeros de profesión.

Os dejamos con el video, no os lo perdáis porque no tiene desperdicio: