Israel gana Eurovisión 2018. Toy se convierte en la canción ganadora.

Neta, la representante de Israel, se ha alzado con la victoria y ha subido emocionada al escenario tras anunciarse su triunfo:

“Gracias por aceptar las diferencias entre nosotros”– ha confesado la artista entre lagrimas. Su interpretación, con un cacareo de gallina dirigido a quienes la acosaban en el colegio, era una de las señas de identidad del tema.

Lo cierto es que Austria se estaba imponiendo  con los votos del jurado, pero el apoyo del público con el televoto ha sido masivo para Israel y ha dado la vuelta a la clasificación. Os dejamos con su actuación: