Madonna vuelve a dar que hablar, en este caso a causa de una denuncia que ha interpuesto el Frente Nacional Francés contra la reina del pop. Concretamente la denuncia proviene de Marine Le Pen, hija del ultraderechista Jean-Marie Le Pen y actual presidenta del partido.

El motivo ha sido que la artista utiliza la imagen de Le Pen en uno de los vídeos que proyecta en su gira ‘MDNA Tour’, y como ya había amenazado Le Pen, si se emitía en su etapa francesa también, tomaria medidas legales. En el clip del tema ‘Nobody Knows Me’, se puede ver el rostro de la artista intercalandose con el de otros populares personajes, cargados de fuertes connotaciones, como Hosni Moubarak o el Papa Benedicto XVI. Durante la aparición del rostro de Le Pen una cruz gamada en la frente, y tras ello se funde con al silueta de un personaje con parecido a Adolf Hitler.

«Es una provocación más destinada a luchar contra las dificultades por las que pasa con su público, ya que su gira parece que está siendo un sonoro fiasco. Esta provocación es inadmisible porque recurre a la relativización de cosas muy graves» declaró Florian Philippot, vicepresidente del FN tras anunciar que esta semana interpondrían la denuncia por injurias y por atentar contra la imagen y el honor de la política francesa.

Probablemente colocar una esvástica sobre la cabeza de la líder de un partido cuyo fundador defendía la utilización de las cámaras de gas por los nazis para llevar a cabo el holocausto, sea lo menos que podría hacer Madonna.

Os dejamos con el polémico vídeo del concierto, no tiene desperdicio: