Madonna huye enfadada de Portugal porque no le dejaron meter un caballo en un un palacio.

La reina del pop se trasladó al país vecino hace un par de años. El gobierno de Portugal no ha dejado de cuidar a la cantante, tramitando su nacionalidad en un tiempo récord, prestandole un solar para aparcar todos sus automóviles e incluso metiendo a uno de sus hijos adoptivos en la cantera de un equipo de fútbol.

Sin embargo, todo tiene un limite. Y es que Madonna quería meter un caballo dentro del Palacete del siglo XIX de Sintra, Quinta Nova de Assunçao.

La artista, que preparara un nuevo trabajo discográfico, ha declarado al respecto:

«Ya di tanto a este país y cuando pido un simple favor, que además es para enseñar Portugal al mundo la respuesta que obtengo es negativa».

Lo cierto es que Madonna llevaba un tiempo cansada de su aislamiento en Portugal y echaba de menos ciudades como Nueva York, con una vida social mucho más animada.