Muere Carrie Fisher a los 60 años. Siempre será recordada por ser la princesa Leia Organa de Alderaan.

Carrie Fisher sufrió un infarto en pleno vuelo el pasado viernes 23 de diciembre, cuando realizaba el trayecto entre Londres y Los Angeles junto a su hija. Ya no volvió a despertar.

La familia ha  difundido un breve comunicado al respecto:

“Con muy profunda tristeza Billie Lourd (hija de la actriz) confirma que su querida madre Carrie Fisher murió a las 8.55 horas (hora local en Los Ángeles)”.

La actriz, que siempre quiso ser escritora, se encontraba promocionando un nuevo libro sobre su vida, donde confesaba el romance que tuvo con Harrison Ford  durante el rodaje de Star Wars en 1977.

Tras intentar reanimarla durante 10 minutos, fue trasladada del avión al Hospital UCLA de Los Angeles donde fue ingresada con pronostico grave. En las últimas horas, su madre (la también actriz Debbie Reynolds) aseguraba que permanecía estable, que era una luchadora y que había superado tiempos muy difíciles.

Mark Hamill, Harrison Ford o Peter Mayhew (Chewbacca) no tardaron en mandar ánimos a la actriz, aconsejándole que usase la fuerza. Profundamente entristecido por la noticia, Mark Hamill ha confesado hoy: “Sin palabras. Estoy devastado“.

Carrie Fisher sufrió el año pasado el acoso de miles de internautas por su físico en Star Wars Episodio VII. Hoy eso ha cambiado y es que internet se ha llenado de condolencias y un masivo apoyo a la familia ha inundado la red. La interprete ya había grabado varias escenas del octavo episodio, que llegará a los cines en 2017.

Os dejamos con un homenaje a su vida y su carrera: