Tal como anunciamos solo era cuestión de esperar unos días para conocer el nuevo precio de la portatil de Nintendo que ha visto mermado su importe original pasando de 250€ a 169,95€ lo que, paradojicamente ha llevado a la situación de que resulte más económico adquirir la 3DS que la Nintendo DS XL.

Desde que la compañía anunció la inminente y agresiva bajada de precio en todo el mundo, las ventas habían descendido de forma drástica acumulando perdidas en una situación que sus promotores esperan se invierta en los próximos dias pese a que el gran problema que sufre la plataforma sigue vigente.

A un diseño demasiado similar a sus antecesoras (que puede llevar a error al consumidor medio al suponer que solo el efecto 3D es una novedad) hay que sumar el pobre catálogo existente que no ha sido capaz de atraer el gran público a las tiendas aun con una estrategía comercial que incluye spots de televisión francamente originales.

Afortunadamente ya se han anunciado dos nuevas aventuras protagonizadas por el fontanero imágen de la casa así como otros títulos cuyo lanzamiento parece inmediato pero todavia falta mucho tiempo para que el aluvión de juegos prometido llegue a ver la luz.

Por el momento los grandes almacenes comenzará a plantear toda clase de packs y promociones y es de suponer que durante la campaña Navideña Nintendo recuperará su status y volverá a ser lider en el mercado doméstico aunque la sombra de PSVITA es alargada y a buen seguro no le pondrá las cosas faciles en Japón.