goldeneyeRARE confiesa que Miyamoto quería menos sangre en el ‘Goldeneye’ de N64, que vio la luz en 1996.

Al parecer, Shigeru Miyamoto envió un comunicado al estudio para evitar que el juego fuese demasiado violento e incluso les ofreció un final alternativo en el que daríamos la mano a nuestros enemigos en el hospital.

Uno de los creadores del juego ha desvelado ahora ese detalle:

“Bond es una saga violenta y hacer que encaje con Nintendo, que es muy familiar, era un reto. Una de las cuestiones es que había muchas muertes cercanas al jugador, algo que a Miyamoto le pareció horrible.

Creo que no hicimos nada con eso. El segundo aspecto es que sentía que era demasiado trágico con todos los asesinatos. Él sugirió que sería bueno si, al final del juego, pudieras dar la mano a tus enemigos en el hospital. Era muy peliculero, y la clave estaba en que indicaba que era mentira. La secuencia decía a la gente que no se mataba realmente”.

Afortunadamente sus creadores no cedieron a las presiones, dando como resultado uno de los mejores juegos de acción de la historia y una joya del catálogo de N64. Os dejamos con su trailer original: