Tras unos meses de espera desde que se anunciase el único concierto de Lady Gaga en España, anoche tuvo lugar el esperado evento ante miles de seguidores en el Palau Sant Jordi de Barcelona, ofreciendo un gran espectáculo de su gira Born this way Ball Tour.

Todo estaba hecho para sorprender al espectador con el gigantesco castillo medieval como telón de fondo. Desde  la armadura con forma de araña bajo la que cantaba Gaga, pasando por su vestuario con traje de filetes, poniéndose una cabeza de caballo o fusionándose con una motocicleta.

Así se sucedieron los éxitos de su último disco Born this way,  Highway unicorn, Government hooker, Black jesus, Bloody mary, Heavy Metal Lover o Alejandro, mientras los bailarines realizaban sugerentes movimientos y el escenario se llenaba de luz y color.

Desgraciadamente durante ‘Edge of Glory’ la cantante se sintió indispuesta y vomitó en el escenario (tal como le sucedió hace unos días a Justin Bieber) y pese a que el resto del concierto se llevó a cabo con relativa normalidadad, Gaga no invitó a ningún fan a subir al backstage lo que decepcionó a los aficionados, algunos de los cuales llevaban días acampados para verla.

Pero la artista no olvidó a sus fans a quienes llama ‘little monsters’ y chapurreó algunas palabras en español. Sufrió un ligero percance cuando su sujetador se rompió, pero quedó inadvertido al enfundarse una camiseta del F.C Barcelona. Y aunque hay quienes aprovecharon la ocasión para verlo como un gesto en favor del pueblo catalán, Gaga atajaba con un ‘España, eres el futuro’ para confirmar su compromiso por la unidad.

Otros temas como Bad Romance, Americano y Poker Face aumentaron aun más la emoción que se respiraba en el estadio, dando punto y final a la noche con ‘Marry the Night’.

Os dejamos con algunas de las actuaciones: