Ha sido Dan Houser, presidente de la compañía quien lo ha declarado abiertamente hablando del décimo aniversario de la tercera entrega. Para empezar por aquel entonces las oficinas se encontraban en la gran manzana, muy cerca de la zona cero, y durante semanas fue imposible trabajar, lo que derivo en un retraso en el lanzamiento.

Además se cambió el color de los coches de policía para que no fuesen iguales a los de Nueva York, se eliminaron algunas misiones que hacían referencia a terroristas y se llevaron a cabo modificaciones en la ruta de los aviones para que ninguno pasara cerca de rascacielos.

Con Grand Theft Auto IV y su Liberty City inspirada directamente en Nueva York se eliminó la posibilidad de controlar aviones, una opción que según las últimas informaciones volverá a estar disponible en su esperada quinta entrega.

Desde entonces toda la red esta llena de videos en homenaje a ese trágico suceso que cambió la historia para siempre y que afecto severamente al mundo del ocio electrónico entre lo que se puede y lo que no se debe mostrar: