Desde que en 2001 Joe Johnston (Capitan América) firmase la tercera entrega de esta saga de aventuras iniciada en 1993 por Steven Spielberg , muchos han sido los rumores acerca de una nueva secuela, máxime si se tiene en cuenta el final abierto que deja a las criaturas de InGen en libertad, y las repetidas declaraciones de su realizador, alegando que estaría más que dispuesto a dirigir una cuarta entrega, pero alejado de las islas Nublar y Sorna.

En noviembre del pasado año las declaraciones de Johnston avivaron la esperanza entre los entusiastas de la franquicia:

“Hay una gran historia para la cuarta entrega. Yo estaría interesado en participar siempre y cuando no tuviese nada que ver con las tres primeras. De alguna manera, quiero llevar la franquicia en una dirección totalmente diferente. Como digo sería de la única forma que me gustaría participar”.

Lo cierto es que el argumento planteado en las tres películas es el mismo, un grupo de personas que deben sobrevivir en una isla, de hecho en la tercera entrega hubo que meter ese pretexto con calzador  “Eso lo hemos hecho ya tres veces… Por qué volver a la isla. Ya fue bastante difícil en la segunda y tercera entrega. Hay que hablar con el estudio y con Spielberg, pero creo que iremos por otro camino. Sí, así lo haremos” – concluía el realizador de films como “Jumanji”.

Sin embargo ha sido el actor australiano Sam Neill cuyo personaje, el Dr. Alan Grant, es uno de los más admirados de la saga dada su participación en el primer y último film, quien ha hablado alto y claro de un proyecto que lleva años en coma y que parece que no despertará nunca:

“Pienso que ya hemos contado la historia. Creo que está hecho” afirmaba el actor que añadía “Stan Winston (creador de los impresionantes efectos especiales) quien creó aquellos hermosos dinosaurios está muerto. Si no hay Stan, no hay ‘Parque Jurásico’ realmente… y Michael Crichton (escritor de la primera y segunda novela) está muerto también”.

Pese a que sus palabras sean duras no le falta un ápice de razón aunque la industria de Hollywood, tan parca de ideas difícilmente dejará marchar una franquicia que ha logrado cientos de millones de dolares en la taquilla.