Dispuesto a arrebatarle el título a protagonista de videojuego más macarra al mismísimo Duke Nukem, Sam regresa a los videojuegos con un nuevo shooter donde como no, deberá hacer frente a una invasión alienigena en todo el mundo.

Para ofrecer una experiencia jugable que agrade por igual a los jugadores más hardcore y los casuales los desarrolladores han decidido ofrecer una variada selección de sangres.

Si, como lo ois. Ademas del color escarlata que tiene de forma natural la hemoglobina que derramarán los enemigos por oleadas al morir (las gigantescas y potentes armas del juego tienen la culpa) y al tono verde tan habitual en los juegos se han añadido otras que no debéis perderos en su video de presentación.

Os dejamos con el video: