Acudimos ayer al pre-estreno de la cuarta entrega de Piratas del caribe en 3D que llega oficialmente a las salas de todo el mundo hoy viernes 20 de mayo y que trae de vuelta las aventuras del capitán Jack Sparrow.

Interpretado con pasmosa naturalidad por el camaleónico Johnny Deep, Sparrow eclipsa por completo al resto de personajes que le acompañan en esta nueva cruzada , que le llevará a emprender un viaje por aguas extrañas en busca de la legendaria fuente de la juventud, seguido muy de cerca por ingleses y españoles.

No estará solo en esta misión, al conocido capitán Héctor Barbosa (Geoffrey Rush) que  parece haberse reformado y ahora trabaja como corsario para el rey de Inglaterra, se unen nuevas caras como Angélica, una hermosa mujer del pasado de Sparrow cuyas intenciones no están claras (Penélope Cruz) y un nuevo villano, el temible Barba Negra (Ian McShane) que hará lo imposible por poseer los secretos de la fuente si no quiere perecer víctima de una profecía letal, que augura su triste final en solo dos semanas.

Rodada con el novedoso sistema Disney Digital 3D en un total de cinco islas entre Hawai (kauai y Oahu) Puerto Rico (Palominito) y Gran Bretaña, la cinta tiene una fuerte presencia española y no solo por su arranque inicial en costas gaditanas.

Además de Penelope Cruz interviene Oscar Jaenada (Camarón) como líder del ejército español y la joven Astrid Berges-Frisbey que da vida a una misteriosa sirena con un papel vital en la trama.

Producida nuevamente por Jerry Bruckheimer y dirigida esta vez por Rob Marshall (Nine) en lugar de Gore Verbinsky (realizador de las tres primeras) el film trata de mantener el ritmo trepidante de sus predecesoras pero lo consigue solo a medias.

A su excesivo metraje nocturno, que impide deleitarse con los exóticos escenarios y resta espectacularidad a la acción, se unen una duración que sobrepasa las dos horas y no guarda ningún momento memorable en su interior aunque la tecnología 3D saca a relucir su vasto potencial en varias ocasiones (como demuestra la imagen de Barba Negra).

Pese a ello no estamos ante una mala película, ni mucho menos. El talento de sus actores, desde un Ian McShane (Barba negra) aterrador hasta la enigmática Penelope (Angélica) da veracidad y consistencia al relato.

Sin embargo solo por disfrutar del carisma y la personalidad de Sparrow, su elocuencia y sus disparatadas ideas y comentarios (el componente menos previsible del film) merece la pena embarcarse rumbo a lo desconocido en esta nueva aventura, que si tiene el éxito esperado, podría ser el comienzo de una nueva trilogía.

Disfrutad de su tráiler en español: