Fuentes internas de Nintendo ya confirmaron que su nueva consola, destinada a revolucionar el mercado otra vez, llegaría a las tiendas antes de finales de año, una fecha que ahora podría ser una realidad. Y es que la división americana de la cadena de tiendas especializadas GameStop ha listado la nueva consola con la fecha del 18 de noviembre como día de lanzamiento.

Curiosamente la Gamecube vió la luz un 18 de noviembre y su sucesora, la Wii llegaba a las tiendas el 19 de noviembre, lo que refuerza aun más esa posibilidad, sin que se pueda asegurar en que momento llegaría al viejo continente, ni siquiera si lo haría en 2012.

Mientras tanto distintos desarrolladores han dejado caer sus impresiones sobre una maquina de la que se sabe poco y de la que no se ha visto nada, dado que cuando fue anunciada en el E3 , los videos que acompañaron a la presentación eran trailer de las versiones de Xbox 360 y Ps3.

Por un lado los desarrolladores del ‘Darksiders II’ el estudio Virgil Games han declarado que:

«La Wii U es una máquina bastante potente, lo que obviamente significa más recursos, es decir, que puedes hacer muchas cosas. El equipo dedicado a la versión de Wii U de Darksiders II lo está haciendo muy bien, hemos estado trabajando junto con Nintendo, y pienso que va a ser una versión muy emocionante”.

Unas palabras que hablan de una consola muy distinta a como la ven otros profesionales del sector:

“Las hipótesis sobre que los juegos de Wii U se parecen a los vistos en las actuales consolas en alta definición pero con mejores texturas, no es del todo cierta. Los gráficos lucen bien, pero no mejor. No deberías esperar nada especial en lo que se refiere a gráficos”.

La potencia de Wii-U ha sido sin duda uno de los temas que más atención han acumulado, aunque parece que este nuevo invento de Nintendo, no logrará superar el marco tecnológico actual:

«Estamos trabajando todavía con kits de desarrollo provisionales, pero hemos encontrado algunos problemas a la hora de llevar algunos juegos de PS3 y Xbox 360 a Wii U. No se trata de un problema de hacer las cosas funcionar porque en sí la arquitectura es bastante convencional, pero hay restricciones en cosas como la física y la IA porque el hardware no es capaz, supongo que no se necesitan sofisticadas físicas para hacer un juego de Mario».

Opiniones encontradas se repiten así en la red entre distintos desarrolladores, sin que podamos confirmar o desmentir. Aun así parece claro que, si Nintendo no guarda un as en la manga o una nueva y revolucionaria jugabilidad, la Wii-U tiene un futuro incierto.

Os dejamos con su trailer del E3: