Título: Prey. Género: Aventura. Plataformas: PS4, Xbox One y PC. Fecha de salida: 5 de mayo de 2017.

Despertamos en nuestro apartamento de San Francisco y escuchamos la voz de nuestro hermano, que nos pide que acudamos a las oficinas de Transtar para realizar unas sencillas pruebas. Así comienza Prey, una aventura en primera persona claramente inspirada en juegos como Bioshock.

Somos Morgan Yu y como ejecutivo de Transtar descubriremos que nuestro hogar se llama Talos 1, una gigantesca estación espacial responsable de tecnologías como los neuromods, unos chips que permiten al ser humano traspasar las fronteras y adquirir toda clase de poderes y habilidades.

Por desgracia, la Talos 1 se ha visto afectada por una especie alienigena conocida como los Tifón. Gracias a su capacidad para imitar objetos, los Tifón se han extendido por todas partes, consiguiendo controlar mentalmente a sus huéspedes y con el deseo de llegar a la Tierra.

Durante nuestra andadura tendremos que ir desentrañando nuestro pasado (no recordamos nada) y rescatando a los supervivientes mientras conocemos mas de la especie invasora hasta que, finalmente, decidiremos el destino de la Talos 1 y de todos sus ocupantes.

Gráficos:

Prey ofrece un acabado visual irregular. Es de alto nivel en los escenarios (la bahía de San Francisco se ve increíble) mediocre en los rostros humanos (parecen caricaturas) y bastante pobre en el diseño de los Tifón. Es cierto que hay cierta variedad de criaturas (miméticos, cistoides, fantasmas, poltergeist y hasta la pesadilla) pero podrían haber estado mucho más trabajados. No generan terror en ningún momento.

Los efectos de luz rayan a buen nivel mientras que las animaciones son fluidas. Sin embargo, el acceso al mapa es confuso y cuesta mucho orientarse. Por eso, uno de los problemas más graves de Prey es la gran cantidad de tiempos de carga y lo largos que son.

El diseño de misiones, sobre todo desde la segunda mitad del juego, nos obliga a dar vueltas por la estación sin mas remedio que tragarnos dos o tres tiempos de carga hasta alcanzar nuestro objetivo.

Sonido:

Prey nos llega traducido y doblado al castellano. Las voces, muy profesionales, se adaptan a los operadores y casan muy bien con cada personaje. Los efectos de sonido son muy variados mientras que la banda sonora sabe acompañar la acción, aunque no incluye ninguna melodía pegadiza ni que vayamos a recordar.

Controles:

Prey sigue los cánones habituales en los juegos en primera persona, ofreciendo un manejo muy accesible. Destacan los mini juegos de hackeo, muy inspirados. Por otro lado las secciones sin gravedad nos han parecido bastante sosas, sin lugar a dudas lo peor del viaje.

Diversión y Duración:

Hemos completado Prey en 35 horas, habiendo superado todas las misiones de la historia principal y la mayoría de secundarias. Podemos actuar con sigilo y usar cada escenario a nuestro favor o ir directo a por los enemigos, una táctica que suele dar buen resultado. El juego ofrece varios finales distintos aunque en algunos de ellos apenas cambian un par de diálogos.

Prey arranca muy bien pero pronto se complica con una gran cantidad de mecánicas no bien explicadas que suponen una primera impresión bastante pobre. Cuando llevamos varias horas empezamos a ver sus posibilidades, como la capacidad de reciclar materiales y fabricar neuromods, armas, munición o determinados objetos clave.

El problema de Prey es que los tiempos de carga, tan largos y obligatorios (no podemos dar un rodeo para evitarlos) nos sacan del juego. No existe la posibilidad de hacer viaje rápido y desplazarse por la estación es un incordio. Los enemigos dan mas pena que otra cosa y la exploración está tan influenciada en juegos como Bioshock que a veces parece un descarado plagio, como al rebuscar entre los enemigos. El juego es bastante exigente (incluso en la dificultad mas baja) y la historia se desarrolla con muchos altibajos.

Veredicto:

Prey es un título decente, que no supera ni de lejos a clásicos como Bioshock, pero que ofrece entretenimiento y exploración con un toque de personalidad.

Lo Mejor:

+ La historia y el doblaje al castellano.

+ El mini juego de hackeo. Reciclar y fabricar.

Lo Peor:

+ El diseño de niveles y los tiempos de carga.

+ El mapa y la dificultad para orientarse.

+ Todos los finales tienen algo en común: son muy decepcionantes.