Título: HeroCade. Plataforma: PS VR. Fecha de salida: Septiembre de 2017.

El estudio Lucid Sight ha reunido 9 experiencias de realidad virtual en un solo paquete. Para darle un poco de cohesión al conjunto, HeroCade ofrece una historia que sirve de hilo conductor y que se va desarrollando según jugamos a cada título, completando experiencias y sumando puntos.

Como jugadores, accedemos a un programa virtual pero el ordenador central nos indica que hay un error en el sistema. Nuestra misión será alcanzar la puntuación mínima en cada juego para desbloquear la memoria y reparar el programa. La trama se desarrolla en cuatro fases hasta completar la historia.

El trailer del juego hace muy bien su trabajo y es que el juego parece mejor de lo que es en realidad:

Gráficos:

El acabado visual de Herocade es bastante mediocre y aun así tendremos que aguantar varias pantallas de carga. Nada más empezar aguantamos un tiempo de carga para llegar al menú principal, otro más para acceder a la selección de juegos y un tercero para entrar en cada experiencia.

Al ofrecer una selección de 9 juegos, cada uno tiene sus virtudes y sus defectos, pero todos ellos tienen en común unos valores de producción muy bajos. Texturas pobres, efectos de luz de otra generación y modelados muy toscos.

Sonido:

Herocade se encuentra en ingles con textos en español a excepción de Dreadhalls, que está doblado al español latino. Los efectos sonoros, vitales en la realidad virtual, son escasos y están mal implementados, mientras que la música está prácticamente desaparecida.

Controles:

Herocade ofrece la posibilidad de jugar con el Dualshock 4 o los mandos de movimiento PlayStation Move. Aunque en algunos casos controlaremos el movimiento con la cabeza como en 405 Road Rage y  sin necesitar ningún mando para disfrutar de la experiencia como en PolyRunner.

Diversión y Duración:

A primera vista, podríamos pensar que estamos ante un chollo, ya que HeroCade es una recopilación de 9 juegos para la realidad virtual con un precio de 11.99€, pero lo barato sale caro. A continuación pasamos a detallar las características de cada juego, cuya diversión y duración varía completamente entre cada uno:

Sisters: Nos encontramos con una experiencia que dice ser de terror, que dura solo un par de minutos. Si nunca hemos probado la realidad virtual, puede que nos haga gracia, pero a estas alturas no tiene nada que hacer frente a demos como Kitchen de Resident Evil VII. No hay sustos, solo una gran decepción.

Jurassic Survival: Disparar contra oleadas de dinosaurios parece un sueño hecho realidad, pero al verlo en HeroCade es más bien una pesadilla. Su menú nos indica que empezamos con la pistola, desbloqueando la escopeta en la sexta oleada y la ametralladora en la décimo segunda. No hay punto de mira, así que disparamos a ciegas.

Aparecemos en un escenario oscuro en el que apenas se ve un Jeep que ha tenido un accidente y un par de palmeras. Solo hay tres tipos de dinosaurios, compis, raptores y T-Rex. Todos aparecen de la nada, a veces atravesando elementos del escenario. Cada dinosaurio tarda demasiado en aparecer y las oleadas se hacen eternas. No hay música y los efectos son muy simples.

Space Bit Attack: Este homenaje (por no decir plagio) de Space Invaders nos mete en una nave que controlamos con el mando, disparando a aliens pixelados durante tantas oleadas como resistamos, moviendo el punto de mira con la cabeza. No destaca en nada, los disparos se ralentizan y nos aburrirá tras la primera partida.

Z-Strike: Probablemente, el peor mini juego de todos. Disparamos desde un dron a unos zombies a los que apenas vemos, mientras sobrevolamos un escenario vacío y muy pobre. Hay que defender a los humanos en un par de decorados y conseguir puntos matando infectados. El aspecto visual es horrible y ademas marea bastante.

PolyRunner: Parece un descarado plagio de Race the Sun, donde controlamos una nave espacial que viaja por un escenario psicodelico a toda velocidad. Nosotros solo controlamos el giro y es que se trata de lograr la mayor distancia recorrida sin chocar con nada, recogiendo turbos o puntos extra.

405 Road Rage: Hay que evitar el trafico de Los Angeles controlando un coche con el mando (acelerar y frenar) y girando con la cabeza. No marea y es muy adictivo. Incluye tres modos de juego para conducir en sentido único, doble dirección o en autobús bomba, donde no podemos frenar o explotamos.

Según jugamos vamos consiguiendo dinero, que podemos gastar en nuevos vehículos (hay media docena) o mejorar cada uno (con muchas opciones) así como adquirir nuevos colores o neumáticos. Es una experiencia divertida, pero el aspecto gráfico (similar a Motor Strike) no gustará a todos.

Alpha Turkey Hunt: Todo se resume en matar pavos de cartón que se aproximan a nuestra posición. Podemos adquirir y mejorar varias armas. No cabe duda de que tiene su gracia, (sobre todo por el sonido de los pavos) pero solo hay un decorado (muy pobre) y no tardaremos en cansarnos de el.

Gumi No Yume: Con un estilo japones y ofreciendo divertidos puzles, nos encontramos con una gran cantidad de niveles donde tendremos que empujar unas gominolas a un sitio concreto utilizando el menor numero de movimientos. Cada nivel nos recompensa con un máximo de tres estrellas. Es muy alegre y colorido aunque poco variado.

Dreadhalls: Es sin lugar a dudas, la experiencia más trabajada de todas. Se trata de una aventura de terror en primera persona y con movimiento libre, donde tenemos que atravesar una serie de mazmorras generadas de forma procedural mientras buscamos cuatro ojos para colocarlos en un altar central. Mientras exploramos recogemos monedas o documentos.

La atmósfera está lograda y el control es intuitivo. Lllevamos una lampara de aceite (que se va gastando) y podemos abrir puertas o baúles con ganzúas, así como consultar a unas estatuas que nos dan consejos. Basta con mirar abajo para consultar el mapa. Hay cierta variedad de enemigos, aunque podemos huir de ellos muy fácilmente. No hay combates y todo se resume en buscar los ojos y deambular unos decorados algo vacíos. Y es que Dreadhalls se vuelve repetitivo tras completar la primera mazmorra.

Veredicto:

En resumen, HeroCade ofrece una impresión muy irregular, con experiencias nefastas como Sisters o Z-Strike, simplemente malas como Jurassic Survival o Space Bit Attack junto con otras curiosas como Gumi No Yume, Dreadhalls o 405 Road Rage. Hay mejores alternativas para la realidad virtual.

Lo Mejor:

+ Algunos mini juegos entretienen un rato.

Lo Peor:

– Muchos tiempos de carga.

– Apartado gráfico muy desfasado.

– La mayoría de las experiencias aburren.