Título: Monster Boy and The Cursed Kingdom. Género: Aventura. Plataformas: PS4, Xbox One, Switch y PC. Fecha de salida: 4 de diciembre de 2018.

El estudio Game Atelier ha trabajado con FDG Entertainment en colaboración con Sega para traernos un nuevo capítulo de la saga de Wonder Boy tras el notable Wonder Boy: The Dragon’s Trap, cuyo análisis podéis consultar aquí. Haremos referencia a ese juego varias veces dado que comparten muchos puntos en comun.

El juego arranca con una preciosa secuencia de vídeo de estilo anime, que muestra las distintas transformaciones y los poderes de cada una de ellas. Al comienzo de la aventura descubriremos que nuestro tío Nabu se ha vuelto loco y ha transformado en animales a todos los habitantes de Monster World.

Nosotros encarnamos a Jin, un joven de pelo azul que pronto sufrirá el mismo destino, convirtiendose en un cerdo. Nuestro hermano Zeke nos pone en antecedentes y en una aldea cercana el misterioso Miaufisto nos encarga encontrar los orbes sagrados para eliminar esta maldición.

La historia, llena de giros y sorpresas que no vamos a desvelar, se va desarrollando de forma natural mientras cumplimos misiones, os enfrentamos a jefes, mejorabamos nuestras habilidades, adquirimos nuevo equipo y desvelamos toda clase de secretos a lo largo y ancho de Monster World.

Gráficos:

El acabado visual de Monster Boy and The Cursed Kingdom es una maravilla. Todos los elementos parecen dibujados a mano, con un estilo que nos transporta a este mundo de fantasía y que supone un paso más allá frente a lo visto en The Dragon’s Trap.

Sin apenas tiempos de carga, el juego se mueve con gran fluidez, ofreciendo unas animaciones preciosas, con cientos de detalles hasta cuando dejamos de usar el mando y el personaje se impacienta.

Sonido:

Aunque no tiene voces, Monster Boy and The Cursed Kingdom ofrece una gran variedad de efectos sonoros. El juego incluye todos los textos en español con una muy buena traducción. La banda sonora es sobresaliente, con melodías muy pegadizas, una gran variedad de cortes y sobre todo, mucha personalidad.

Controles:

El manejo es sencillisimo. Nos desplazamos con una perspectiva en dos dimensiones. Podemos correr, saltar y atacar, aunque depende de que transformación tengamos podremos hacer unas cosas u otras. Aunque empezaremos siendo humano, con cada orbe conseguido desbloquearemos una transformación animal, que nos dará acceso a nuevas habilidades. El cerdo podrá usar su olfato para desvelar secretos y localizar trufas, así como usar los poderes.

Con la serpiente podremos colarnos por huecos estrechos y pegarnos a las superficies verdes, mientras que con el león será fácil romper bloques y correr por el agua con su embestida. La rana podrá respirar bajo el agua y usar su lengua para saltar mas, columpiarse o comerse mosquitos y recuperar vida. Por último, el dragón nos permitirá surcar los cielos y escupir fuego.

Algunas de las armas, armaduras, botas y amuletos nos darán acceso a nuevas habilidades, imprescindibles para completar la aventura, como crear bloques de hielo, solidificar la lava, lanzar flechas gélidas, pisar las nubes o rebotar determinados ataques enemigos.

Diversión y Duración:

Hemos completado Monster Boy and The Cursed Kingdom en unas 30 horas con la armadura dorada mejorada al máximo, todas las trufas y el mapa descubierto al 100%. Tras terminar la historia nos dejaran antes del jefe final y podremos explorar a nuestro aire.

Lo impactante del juego es que nunca deja de sorprendernos. Aunque básicamente ofrece plataformas y combates, el juego incluye puzles, carreras, concursos de preguntas y una larga lista de huevos de pascua que nos sacarán más de una sonrisa.

Cabe destacar la curva de dificultad, muy presente en todo el juego y especialmente alta en la recta final de la aventura. Aunque, eso si, a veces es cuestión de saber exactamente que tenemos que hacer para descubrir que no era tan complicado.

Veredicto:

Una aventura sobresaliente que, por desgracia, es muy difícil encontrar en formato físico en Europa. Nosotros hemos importado la versión de PS4, que incluye manual a color y dos sets de pegatinas. La versión digital cuesta 40€, un precio que puede frenar a muchos jugadores, aunque quienes le den una oportunidad no se arrepentirán.

Lo Mejor:

+ Las transformaciones cambian la forma de jugar. El diseño de escenarios, personajes y enemigos.

+ Un gigantesco mundo lleno de sorpresas, secretos y desafíos.

+ Los enfrentamientos contra Jefes. Las dos escenas de vídeo de estilo anime, sublimes.

+ Acabado visual sobresaliente. El control, muy sencillo. Su banda sonora es preciosa.

+ Sin apenas tiempos de carga, ni errores o ralentizaciones.

Lo Peor:

– La dificultad se dispara en algunos momentos. Algo repetitivo en ciertas zonas.