Título: Trials Rising. Género: Simulador. Plataformas: PS4, Xbox One, PC y Nintendo Switch. Audio: Voces en ingles y textos en español. Fecha de salida: 26 de febrero de 2019.

Ubisoft Kiev y Redlynx son los responsables de Trials Rising, probablemente una de las peores entregas de toda la saga. Con una formula distinta a Trials Fusion y Trials of the Blood Dragon, los desarrolladores han optado por una progresión que alarga artificialmente el juego. Por desgracia, no es el único problema que arrastra el juego.

Como es obvio, no hay ninguna historia en Trials Rising, siendo el modo carrera una suerte de viaje por todo el mundo en busca de nuevas pistas, contratos y desafíos. Ya no hay carreras contrareloj y de hacer trucos.

De este modo recorreremos escenarios tan distintos como la gran manzana, la muralla china, las pirámides de Egipto, un estudio de cine en Los Angeles, un parque de atracciones en Francia y hasta la fiesta del tomate en España. En la variedad está el gusto y Trials Rising lo sabe.

Gráficos:

El acabado visual de Trials Rising es bastante bueno o lo sería sino fuera por que carece de toda optimización. Por desgracia, la lista de problemas gráficos es interminable aunque los tirones y las ralentizaciones acaparan todos nuestros gestos de sorpresa. La pantalla se llega a congelar muchas veces durante unos segundos e incluso hemos sufrido cuelgues del juego.

Mención aparte merece la versión de Nintendo Switch, donde se han eliminado gran cantidad de elementos en pantalla, llenando los escenarios de niebla. La híbrida de Nintendo tiene potencia de sobra para mover el mismo juego que en PS4, pero sus creadores han tirado por lo fácil y hasta han puesto capturas de la versión de Xbox One en la eShop para engañar a la gente.

Las animaciones son fluidas, los decorados están llenos de vida y de movimientos, pero todo eso se ve malogrado por los continuos tirones y por el hecho de que al estar haciendo acrobacias no  nos fijaremos mucho en los escenarios.

Sonido:

Ubisoft nos acostumbra a doblar al español casi todos sus juegos, aunque a veces te saca un Star Trek Bridge Crew completamente en ingles. El caso de Trials Rising es intermedio porque llega en ingles con textos en español. Realmente solo hay voces en las lecciones de Fat Shady. Los efectos sonoros son variados y la banda sonora, aunque es bastante pesada, tiene varios temas muy pegadizos.

Controles:

A primera vista el manejo es sencillo, pues controlamos la moto con el stick, acelerando o frenando con los gatillos. El problema viene cuando tenemos que afrontar obstáculos. Para eso se han creado una serie de lecciones con la Universidad Trials, pero fracasan estrepitosamente en su intento por enseñarnos. Son escenas de vídeo larguísimas que acabaremos pasando y es que hacían falta verdaderos tutoriales.

Diversión y Duración:

Cuando empezamos a jugar a Trials Rising en el modo carrera todo parece normal. Vamos completando niveles con medallas de bronce, plata y oro, subiendo de nivel muy rápido y desbloqueando cajas de botín, que solo encierran elementos cosméticos. Sin embargo, al llegar al nivel 30 la cosa cambia.

Y es que antes de la mitad del juego la jugabilidad cambia bruscamente. Ahora, para desbloquear la final de estadio y acceder a nuevas pistas habrá que subir más de 10 niveles de golpe.

Es imposible hacerlo incluso completando todos los contratos, lo que nos obliga a repetir niveles una y otra vez para conseguir pequeñas dosis de experiencia (entre 100 y 200 por nivel) y así subir nivel tras nivel (hacen falta 10.000 puntos de experiencia por nivel) lo que arruina por completo la experiencia. Una vez hecho, nos tocará vivir los mismo al llegar al nivel 40, 50, 60, 70, 80 y así hasta el 100.

Una de las formas más divertidas de conseguir algo de experiencia es buscar el coleccionable ardilla de cada pista. Algunos nos obligarán a saltar de la moto mientras que otros se encuentran al final de pistas secretas o a través de conductos, pozos y entradas ocultas. Son muy originales y siempre nos sacarán más de una sonrisa.

Trials Rising nos permite personalizar nuestro avatar y nuestra moto con muchas opciones y ofrece el modo fiesta para jugar con tres amigos más en modo local de forma simultanea, el multijugador global para batirnos en duelo con jugadores de todo el mundo y un completo editor de pistas, que nos permite descargar las realizadas por la comunidad. También podemos usar el tandem y conducir la misma moto con dos jugadores, lo que convierte cada partida en una locura.

Veredicto:

Trials Rising ofrece algunas pistas muy espectaculares, pero siempre se ven ensombrecidas por los tirones y las ralentizaciones. La jugabilidad parece triunfar, pero antes del ecuador del juego cambia para alargarse de forma artificial, convirtiéndose en un juego difícil, con un progreso aburrido y muy mal optimizado.

Lo Mejor:

+ Algunos escenarios son muy espectaculares.

+ La variedad de motos. El editor de pistas.

+ Los modos multijugador local y online.

+ Buscar y coger los coleccionables ardilla.

Lo Peor:

– Tirones y ralentizaciones en todos los niveles.

– El sistema de progresión se carga la diversión.

– La dificultad se dispara. La versión de Switch.

– La banda sonora. La imposición de las cajas de botín.