Tras considerarse en nuestro país un bien de interés cultural, no son pocos los que consideran al videojuego otra manifestación artística como el cine o la fotografía, pero esta vez es el arte mismo quien reclama la inestimable ayuda de una consola de videojuegos, en este caso la Nintendo 3DS.

Y es que mediante un comunicado oficial el Museo del Louvre ha desvelado que a partir de marzo del próximo año se sustituirán sus dispositivos de audio guía por 5.000 3DS, que podrán ser alquiladas por los visitantes.  Utilizarán un programa especialmente diseñado por Nintendo para mostrar información a cerca de las obras de arte que allí se exponen.

Disponible en siete idiomas distintos y destinado a un publico acostumbrado a usar este tipo de dispositivos, la medida, que consideran como pionera en todo el planeta, servirá para ofrecer un servicio más completo y atraer a una mayor afluencia de público.